Perú Descafeinado CO2

Desde 10,50

Un café ideal para preparar en máquina espresso y moka ( cafetera de fuego, la de toda la vida) tanto solo como con leche. Sabor claro a chocolate del bueno, con una acidez cítrica suave  y largo gusto a caramelo y avellana . Acidez media, pero jugosa y con buen peso en boca. Enjoy

País

Región

Cajamarca, Jaén

Altitud

1700 msm

Productor@

Cooperativa Café del Futuro

Variedades

Catuai, Mundo Novo

Perfil de sabor

chocolate con leche, Naranja, turrón

Tamaño

1kg, 250Gr

Molido

Cold Brew, Sin moler, Muy fino (Espreso), Fino (Cafetera Fuego), Medio (Métodos filtrados), Grueso (Prensa francesa)

Asociación Café del Futuro

En las últimas décadas, la región de Jaén, en Perú, se ha convertido en un monocultivo de café, lo que ha provocado que los agricultores dependan ahora en gran medida de los alimentos procedentes de otras regiones. Con las restricciones gubernamentales a la contención de la Corona, los costes de transporte y los precios de los alimentos han aumentado. Desde entonces, muchas familias han tenido problemas con su seguridad alimentaria, lo que ha reducido sus medios de subsistencia.

Muchos agricultores de la Asociación Café del Futuro también se ven afectados por esta situación. La cooperativa se fundó en 2007 y es sinónimo de cafés de alta calidad con variedades seleccionadas y un fuerte enfoque en el café certificado. Los agricultores cultivan principalmente variedades como Caturra, Bourbon y Mundo Novo, que prosperan bien entre las provincias de Jaén y San Ignacio. Tenemos una estrecha colaboración con la Asociación Café del Futuro, que visitamos en 2019, y desde entonces nos abastecemos de su café.

Con tu apoyo, queremos construir una solución sostenible que mejore los medios de vida y la seguridad alimentaria de 105 familias productoras de café. Con la compra de una de las tres calidades de la Asociación Café del Futuro, apoyas la implantación de huertos locales para aumentar la seguridad alimentaria. Cada familia productora de café recibe 10 camas elevadas de 7,5 metros cuadrados, así como semillas de hortalizas regionales, herramientas y conocimientos técnicos.

Perú, tierra de la comunidad

Este café procede de la Asociación Café del Futuro, a la que pertenecen 348 agricultores. La Asociación se fundó en 2007 y es sinónimo de cafés de alta calidad con variedades seleccionadas y un fuerte enfoque en el café certificado. Los agricultores cultivan variedades como Caturra, Bourbon y Mundo Novo, que prosperan bien en la región situada entre las provincias de Jaén y San Ignacio. La Asociación apoya a los agricultores en la financiación de secaderos, que les permiten secar el café con suavidad y protegidos de la lluvia. El 95% de los productores ya utilizan estos secaderos. Los cafés crecen entre 1600 y 2000 metros de altitud.

Historia del café en Perú

Perú es una promesa excepcional como productor de cafés de alta calidad. El país es el mayor exportador mundial de café arábica orgánico. Con altitudes extremadamente altas y suelos fértiles, los pequeños agricultores del país también producen algunos cafés especiales impresionantes.

Aunque el café llegó a Perú en el siglo XVIII, se exportó muy poco hasta finales del siglo XIX. Hasta entonces, la mayor parte del café producido en Perú se consumía localmente. Cuando, a finales del siglo XIX, la roya del café afectó a Indonesia, país clave para las importaciones europeas, los europeos empezaron a buscar su dosis en otros lugares. Perú era una opción perfecta.

Entre finales del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, los intereses europeos invirtieron importantes recursos en la producción de café en Perú. Sin embargo, con la llegada de las dos guerras mundiales, Inglaterra y otras potencias europeas se debilitaron y adoptaron una perspectiva menos colonialista. Cuando los británicos y otros terratenientes europeos se marcharon, sus tierras fueron compradas por el gobierno y redistribuidas entre la población local. El gobierno peruano recompró los 2 millones de hectáreas concedidas anteriormente a Inglaterra y distribuyó las tierras a miles de agricultores locales. Muchos de estos agricultores cultivaron posteriormente café en las tierras que recibieron.

Hoy en día, los caficultores peruanos son en su inmensa mayoría de pequeña escala. Los agricultores peruanos suelen procesar el café en sus propias fincas. La mayor parte del café se lava completamente. Suele despulparse, fermentarse y secarse al sol en camas elevadas o secaderos. Los invernaderos de secado y las camas parabólicas son cada vez más comunes a medida que los agricultores se orientan hacia los mercados especializados.

Tras el secado, el café se vende en pergamino a la cooperativa. Los productores que no son miembros de una cooperativa suelen vender a un intermediario.

La lejanía de las explotaciones, unida a su pequeño tamaño, hace que los productores necesiten intermediarios o cooperativas que les ayuden a llevar su café al mercado. La afiliación a cooperativas protege en gran medida a los agricultores de la explotación y puede suponer una enorme diferencia en los ingresos procedentes del café. 

 

Carrito de compra
Scroll al inicio
Ir arriba